Nuestra filosofía es impulsada por el deseo de atraer y ser medio comunicador de las propuestas de la ciudadanía...

leer más

Economía del conocimiento para el desarrollo

9 de Enero de 2013

Cuando analizamos la situación de México respecto a China en los años setenta del siglo XX, o el caso de otros países asiáticos como Corea, Taiwán o Singapur en la década de los ochenta, nos queda claro que algo dejamos de hacer, porque después de tener iguales o mejores condiciones para impulsar el desarrollo, esos países lo lograron, reduciendo, además, sus niveles de pobreza y alcanzando altos estándares de competitividad internacional.

La explicación a esta paradoja es relativamente sencilla. Los países asiáticos apostaron por reformas fundamentales en sus sistemas educativos, y multiplicaron la inversión -tanto pública como privada- en tecnología, innovación y la generación de clusters industriales, como un activo central de su estrategia de desarrollo. Es decir, diseñaron concentraciones geográficas de empresas, instituciones y universidades con interés en un sector económico de alta especialización, incluyendo proyectos de investigación, desarrollo e innovación.

Por el contrario, México no invirtió sustancialmente en estos renglones. El resultado está a la vista: bajos niveles productivos, disminuida competitividad de nuestros productos en los mercados globales, y una población que carece, en lo general, de las herramientas suficientes para destacar en los sectores de vanguardia mundiales.

Nunca es tarde para enmendar el rumbo. El nuevo Gobierno mexicano, encabezado por Enrique Peña Nieto, está decidido a revertir esta tendencia y el primer paso ya se dio con la definición de una política de Estado en materia de ciencia y tecnología que aspira a triplicar en los próximos diez años los recursos que se destinen a ese renglón, hasta llegar al 1.2 por ciento del PIB. Este compromiso abre la posibilidad de que la transformación que se pospuso por décadas empiece a realizarse.

Destacó la instrucción presidencial de implementar políticas que vinculen a regiones y estados con el progreso tecnológico y su aplicación en el mejoramiento de los procesos productivos; crear un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, y fortalecer la vinculación entre Gobierno, academia y el sector empresarial. En conjunto, estas directrices representan los primeros pasos a seguir para constituir un nuevo paradigma educativo y de investigación en México.

La designación de Enrique Cabrero Mendoza al frente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología es adecuada para dirigir este proyecto. Se trata de un académico serio, que ha destacado por sus aportaciones en el campo de las políticas públicas, la transparencia gubernamental y el federalismo.

Su amplia experiencia gerencial al frente de prestigiados institutos de investigación le permite entender muy bien la importancia de vincular los centros de desarrollo tecnológico con los sectores prioritarios de nuestra economía que demandan mayor atención, como es el caso del agropecuario y el energético.

La tarea es sin duda relevante, pues la economía global hoy se sustenta en los procesos de innovación que resultan del desarrollo de nuevas tecnologías y que agregan valor en forma continua a los productos y servicios. Es ahí donde se encuentra la diferencia específica entre estancamiento o desarrollo.

Al entreverar innovación y conocimiento en los sectores productivos nacionales, estaremos creando la sociedad del conocimiento que guiará la transformación del país en los próximos años. Por esa ruta también acortaremos la brecha tecnológica que nos separa de los países desarrollados.

Las acciones y los contenidos del discurso presidencial nos permiten ser optimistas. Tenemos una gran población de jóvenes universitarios que esperan oportunidades para realizar estudios especializados del más alto nivel. Hay que darles la oportunidad y apoyarlos con el financiamiento, como lo están haciendo otras naciones. Los frutos de su esfuerzo serán nuestra fortaleza presente y futura.

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it
www.fidelherrera.blogspot.com